#Feminismo nº 567 Peregrinaciones de una Paria, de Flora Tristán (1838)

MG. Flora Tristán

Aula voladora de Melocotón Grande
#Feminismo nº 567

Peregrinaciones de una Paria, de Flora Tristán (1838)

Primera edición original francesa: Les Pérégrinations d’une paria. París, 1838. Primera edición original en castellano: Jose J. de Olañeta, Editor. Palma de Mallorca, 2003. La presente edición reproduce en facsímil la traducción y notas de Emilia Romero publicada por la Editorial Cultura Antártica, S. A. Lima, 1946. Prólogo de Jorge Basadre. Rústica con solapas. 444 pp. 15 x 21 cm. Colección Tierra Incognita. Este libro fue impreso en Barcelona, en Liberdúplex. Imagen: Flora Tristán en el Convento de Santa Catalina de Arquipa. Cuadro al óleo de 1.00 m. x 1.80 m. por Jules Laure (París, 1838)- Propiedad del señor Juan Bryce y Cotes, existente en su casa de Lima.

Flora Tristón (1803-1844) —«una curiosa mujer», según su nieto, el pintor Paul Gauguin— destaca en la Europa del siglo XIX como una precursora de los movimientos de liberación del siglo XX.

Peregrinaciones de una paria es el relato de su viaje al Perú, en 1833, desde Burdeos, pasando por el estrecho de Magallanes y Valparaíso. Las descripciones de los lugares visitados alternan con el diario íntimo y con un agudo retrato de la sociedad postcolonial, configurando un relato lleno de vida, debido a la pluma de una de las personalidades femeninas más singulares de su tiempo.

Flora Tristán nació en París en 1803, hija de un general peruano y de una francesa. Tras vivir una infancia burguesa, a la muerte de su padre queda en la miseria y debe ponerse a trabajar. Se casa con su patrón pero se separa de él al cabo de poco; el irascible marido le disparará, unos años más tarde, un tiro por la espalda, hiriéndola de gravedad. En 1833 Flora Tristán emprende un viaje al Perú para reclamar su herencia, pero sus pretensiones son rechazadas por su familia, que la considera una «hija natural». De nuevo en Francia, Flora Tristán llevará a cabo una intensa labor de reivindicación feminista y de defensa del proletariado, llevada por una verdadera vocación mesiánica. Muere en Burdeos en 1844, a los 41 años, agotada tras una vida agitada e intensa. Peregrinaciones de una paria se publicó en París en 1838 y es el producto de su fracasado viaje a Perú. Este libro constituye un cuadro magistral de la sociedad hispanoamericana recién liberada de la tutela colonial. La narración combina el diario íntimo con el retrato de la vida social y política del Perú, la observación de la vida de las mujeres de la clase dominante y las hermosas descripciones de los lugares visitados (Valparaíso, Islay, Arequipa). Peregrinaciones de una paria es un libro clásico y prestigioso, obra fundamental de esa mujer extraordinaria, precursora de tantas cosas —y abuela del pintor Paul Gauguin—, que fue Flora Tristán.